tarjeta-de-acceso

Control de acceso con tarjeta

En el ámbito empresarial y comercial, el control de acceso con tarjeta es una solución efectiva y confiable para que exista un control más seguro de las personas que entran a un inmueble, generando un ahorro de tiempo así como económico. 

Cuando hablamos sobre el control de acceso nos referimos a los sistemas automatizados que se colocan en la recepción de las construcciones, para que se genere el paso de las personas de una manera constante y segura, por medio de la identificación del personal. 

Este tipo de controles son comunes en edificios de oficinas, tanto privadas como gubernamentales, sin embargo también es posible usar las tarjetas en otros lugares, por ejemplo: 

  • Hoteles
  • Escuelas
  • Clubes deportivos
  • Fábricas

Tener un control de las personas que ingresan a un determinado sitio, tiene distintos beneficios para las empresas que lo implementan, tal como lo podremos ver a continuación. 

Beneficios de un control de acceso por medio de tarjetas

Uno de los principales beneficios que tiene el control de acceso con tarjeta es impedir el paso de personas que no trabajan, estudian o tienen autorización para ingresar a determinadas instalaciones, sin que antes un guardia o recepcionista les autorice su acceso.

Lo anterior es muy importante porque contribuye a la seguridad de un inmueble, con estos controles se comprueba que solamente ingresen personas de confianza, que no pongan en peligro la integridad de terceros o en su defecto, garantizar que por ningún motivo saldrá material y/o mobiliario sin autorizaciones previas. 

Otro caso donde la principal ventaja es la seguridad es el sector de los hoteles, ya que las llaves para entrar a las habitaciones son tarjetas, las cuales se activan al pasarlas por un sensor, de este modo solamente los huéspedes autorizados pueden ingresar a sus espacios designados para descansar y guardar sus cosas. 

Un control automatizado con tarjetas facilita el registro de las asistencias y faltas del personal o de los estudiantes, pues ya no es necesario que las personas se anoten en cuadernos especiales, solo basta con pasar la tarjeta para que los equipos registren datos como el día y la hora. 

La instalación de este tipo de controles tiene otros beneficios, algunos de ellos son los siguientes: 

  • Ahorros en el aspecto monetario ya que no se necesita contratar a un gran número de vigilantes. 
  • Disminución en los tiempos de registro entre las personas que tienen un registro previo y quienes solicitan uno nuevo, por ejemplo, cuando alguien acude a una entrevista de trabajo. 
  • Proporciona una valorización monetaria a los inmuebles puesto que da una imagen más corporativa, moderna y de eficiencia. 

control de acceso por tarjetas

Tipos de tarjetas para el control de acceso

La tecnología ha permitido que muchos procesos cotidianos sean mucho más prácticos, uno de ellos es el control de acceso con tarjeta, pues con un pequeño objeto se pueden activar puertas de los edificios, de manera rápida y segura, sin entorpecer el paso de las demás personas. 

Estos controles se adaptan a las necesidades de las empresas, ya que existen diferentes tipos de tarjetas que automatizan la entrada del personal en un corporativo o de los alumnos en una escuela. 

De acuerdo con el sitio de noticias Vanguardia, los sistemas de control de acceso sirven para “restringir la entrada a lugares muy específicos, pues aprueban la entrada solo a personal autorizado a determinadas áreas, además las entradas y salidas quedan perfectamente registradas”. 

Para sacarle el mayor provecho a estos controles, es necesario elegir el tipo de tarjeta que más le convenga a una empresa, son tres las opciones que existen en el mercado. 

tipos de tarjetas para control de acceso

  • Tarjetas de proximidad

Las tarjetas de proximidad también se conocen como “tarjetas sin contacto”, aunque son muy utilizadas para el ingreso de personal a edificios corporativos, otro ejemplo de su aplicación se puede ver en el transporte que solamente se puede utilizar pasando una de estas tarjetas por un lector que descuenta una determinada cantidad. 

Para que estos plásticos puedan funcionar bien, es necesario que estén a una distancia máxima de 10 centímetros del lector, incluso pueden guardarse en algún tarjetero o en una cartera y siguen funcionando sin ningún problema.

  • Tarjetas con chip

Otro tipo de tarjetas para el control de acceso son las que cuentan con chip, las cuales tienen una gran aceptación en el mercado porque son seguras, su vida útil es larga y su velocidad de lectura es rápida.

En el chip es donde estas tarjetas guardan datos, no es necesario insertarlas en un lector, la transferencia se realiza por medio de radiofrecuencia, lo que contribuye a que no se desgasten ni sufran algún tipo de daño, por ejemplo, algún rayón que impida leer el chip. 

El alcance de lectura de estas tarjetas es variado, va de los 2 centímetros hasta el metro de distancia, dependiendo del lector que las empresas instalen en el área de recepción de sus edificios. 

  • Tarjetas con cinta magnética

El control de acceso con tarjetas que cuentan con cinta magnética es de los más eficientes, porque estos plásticos tienen un código que facilita su uso, ya sea para ingresar a un edificio, pero también es posible verlas como tarjetas de crédito o llaves de acceso para las habitaciones de un hotel. 

La banda magnética se puede ubicar en la parte superior, inferior o en el centro de la tarjeta, sin que esto afecte en su lectura, pues se apegan a normas internacionales que garantizan su correcto funcionamiento a la hora de ingresar a un inmueble. 

tarjetas con cinta magnética para control de acceso

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *