tarjetas plásticas personalizadas

¿Qué son los consumibles?

¿Qué son los consumibles?

Actualmente, en el mercado hay diferentes tipos de consumibles, para saber cuál es el que necesitas, primero debes de entender qué son, por eso a lo largo de este artículo te vamos explicar todo sobre estos materiales, utilizados principalmente en el área de la impresión. De manera muy general podemos decir que los consumibles son elementos o materiales que se agotan en un determinado tiempo, por lo tanto es necesario cambiarlos para que su utilización pueda ser continua. Por ejemplo, hay consumibles de energía y de información, pero los que a nosotros nos interesan son los de impresión. En este caso, podemos decir que son los recursos básicos para que una impresora pueda funcionar correctamente, ya sea para escanear documentos, imprimir archivos o fotocopiar imágenes. Los consumibles forman parte del grupo de los materiales de oficina, porque su uso está muy popularizado entre varios sectores, entre ellos, el escolar, el empresarial y claro, el de la publicidad. Así que ahora veamos cuántos tipos hay y sus características.

Tipos y características de los consumibles

De los diferentes tipos de consumibles que existen, nos vamos a concentrar en los que sirven para las tareas de impresión, tanto en el mundo de la publicidad como del diseño, porque cubren distintas necesidades y los resultados al utilizarlos son de buena calidad. Como lo mencionamos al principio, los consumibles son prácticamente cualquier sustancia o material que se agota con el paso del tiempo, por lo tanto es necesario que tenga repuestos, para que las personas que lo utilizan siempre lo tengan a la mano. Sin embargo, veremos los que están relacionados con la impresión.

Consumibles de impresión

Una de las clasificaciones de tipos de consumibles es la que engloba a los de impresión, se trata de los contenedores de tinta o de tóner, según el equipo que se tenga en casa o en una oficina. Además, en esta clasificación se puede incluir el medio en el que se plasma la tinta, es decir, el papel. La ventaja de los consumibles de impresión es que trabajan bien con papeles de distintas texturas, por lo que se pueden crear materiales como libros o invitaciones. También cabe aclarar que existen impresoras capaces de reproducir texto o imágenes en otros soportes, como las lonas e incluso los textiles, que tienen una mayor utilización dentro del ámbito de la publicidad.

Cartucho de tinta

Este elemento también se conoce como cartucho de inyección de tinta, su principal ventaja es que es sustituible, para que la impresora tenga en todo momento el recurso indispensable que le permite generar archivos de todo tipo, desde cartas hasta las páginas de una tesis. Para fabricar estos cartuchos se emplea plástico duro, para que sufra alteraciones ya que se inserta dentro de la impresora. Para llenarlo se necesita tinta, la cual puede tener una base de agua o un solvente especial, pero ambas cumplen bien con su función de imprimir textos e imágenes de calidad. Otra característica de estos tipos de consumibles es que las tintas pueden ser negras o de colores (negro, rojo, azul y amarillo), por lo que al mandar a imprimir desde una computadora, solamente es necesario seleccionar si las hojas tendrán todo el contenido en color negro o será una mezcla de tonalidades. En el mercado existen diferentes modelos de cartuchos, por eso es indispensable fijarse que se adquiera uno compatible con la impresora, pues de lo contrario no será posible trabajar.
Consumibles para tu impresora zebra

Tóner

En el caso del tóner, nos referimos a un contenedor de tinta seca, la cual está hecha de un polvo muy fino que se plasma en el papel por medio de una atracción magnética. El pigmento que da forma a una imagen o un texto, se adhiere al papel gracias al calor que se genera en el sistema de fusión en frío, una tecnología avanzada que muchas impresoras tienen en la actualidad.

Consumibles de almacenamiento

Otro de los tipos de consumibles que existen en el mercado son los de almacenamiento, es decir, aquellos que sirven como un soporte para almacenar datos: Audio, vídeo, imágenes y archivos de tipo PDF u otras extensiones. Dentro de esta clasificación podemos encontrar a los discos compactos, mejor conocidos como CD’s, a los DVD’s y uno de los avances tecnológicos que en su momento fueron muy famosos: los Blu-ray. Pero a continuación veremos en concreto uno de estos consumibles.

Cintas magnéticas

Las cintas magnéticas son soportes de almacenamiento que permiten a las personas guardar información, la cual puede reproducirse de diferentes maneras, estos objetos son muy conocidos ¿Quién no recuerda los famosos cassettes que servían para escuchar canciones de los artistas de moda? Sin embargo, los soportes de cinta magnética se utilizan principalmente como un complemento para asegurar que cierto contenido no se va a perder, en ellas se guardan copias de seguridad a las que se pueden recurrir en el momento que se necesiten.

Medidas de conservación para consumibles de impresión

Todos los tipos de consumibles necesitan de cuidados especiales para que funcionen mejor, de hecho, los fabricantes los envasan al vacío para que la tinta (líquida o seca) no se dañe con la humedad o con el calor. Lo más recomendable es que tanto el cartucho como el tóner se manipulen solamente en el momento en que se van a instalar en una impresora. Si pasan varios días antes de que se puedan utilizar, se deben de almacenar en sitios secos y frescos, donde no les dé directamente la luz del sol, porque esto hace que la tinta se seque. El momento donde se debe de poner un mayor cuidado es, por supuesto, cuando se va a recargar algún cartucho o el tóner, para hacerlo correctamente te dejamos los siguientes consejos.

Recarga de cartuchos de tinta

Para recargar un cartucho con tinta se necesita una jeringa, cinta adhesiva y el producto en sí mismo, que como ya lo mencionamos, puede ser tinta de color negro o de colores, depende de las necesidades que tenga cada persona. Lo primero que tienes que hacer es colocar el cartucho en la misma posición que tendrá dentro de la impresora, después debes de buscar el agujero que tienen incorporado, pero en el caso de que no lo tuvieran, puedes hacerlo con un clavo previamente calentado de la punta. Así que, cuando el agujero está listo, lo que sigue es introducir la jeringa llena de tinta, y poco a poco pasarla hacia el cartucho. Es un proceso que se hace con calma para que la esponja que tiene este consumible en el interior, pueda quedar bien empapada. Cuando el cartucho queda lleno, solo es necesario poner cinta adhesiva en el orificio por donde pasó la tinta, dejar que repose durante un tiempo aproximado de 20 minutos con el cabezal hacia abajo, para que después de ese tiempo pueda colocarse el consumible dentro de la impresora.

Recarga de tóner

En el caso de la recarga de tóner, primero se tiene que localizar el depósito de la tinta para hacer un orificio siguiendo el mismo procedimiento que con el cartucho, solo que en este caso tiene que ser un poco más grande porque se usará un embudo, en lugar de una jeringa. Cuando el orificio está listo se debe de meter la boca del embudo y dejar que pase la tinta, hasta que quede lleno el tóner y después, sellar con cinta.

Medidas de reciclado

Finalmente un punto que vale la pena mencionar como parte de los tipos de consumibles, es que no solo hay empresas que se dedican a fabricar cartuchos y tóner, también hay otras que reciclan estos componentes, con el objetivo de que exista una menor generación de desechos. Existen tiendas de artículos de oficina y papelería donde se pueden entregar los diferentes tipos de consumibles vacíos, ellos se encargan de canalizarlos con las compañías correspondientes, para que los reciclen y los vuelvan a vender, sin que pierdan su calidad y a un costo más accesible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *